martes, 6 de septiembre de 2011

La carta que El País no publicará

Estoy preparando un nuevo blog en varios idiomas que espero compartir muy pronto. Este, que ha sido mi casa durante varios años, ha sido poco a poco sustituido por mi blog en Periodismo Humano y mis espacios en Global Voices Online y Aljazeera. Pero antes de inaugurar el nuevo espacio me gustaría publicar un post, que es en realidad una carta que envié a El País en respuesta a un artículo de Enric González, "Sangre a las puertas de Europa". Una carta que no fue publicada y que me gustaría compartir:

¿Sangre a las puertas de Europa?

A quienes dudan de la dureza de la represión en Siria, les desearía que apareciesen, teletransportados mágicamente, en el centro de Homs, un viernes cualquiera. Mutados en un sirio de mediana edad, joven o niño, hombre o mujer, de cualquier estrato social. Sosteniendo una pancarta con la palabra libertad escrita en árabe. Hurriye. Desearía que sintiesen en sus propias carnes el valor y las agallas que requiere salir a la calle y enfrentarse a la máquina de matar que rompe manos a los dibujantes y cuerdas vocales a los cantantes.

Lo que está sucediendo en Siria sorprende a cualquiera, menos a los propios sirios. Ellos saben desde hace décadas a lo que se enfrentan. También quienes en la distancia compartimos su dolor,sus silencios que dicen más que un grito al teléfono, sus conversaciones casuales en código porque cada persona es consciente de estar siendo espiada, vigilada, controlada en cada instante.

No piden nada. Lo están haciendo solos, sin ayuda, jugándose la vida a diario. Sólo agradecerían que no se boicotee su legítima reivindicación de libertad, de derechos humanos, de lo mismo que disfrutan quienes hablan del régimen sirio con tibieza, desde la distancia. Quienes, como Enric González, en su “Sangre a las puertas de Europa”, utilizan eufemismos como que el régimen sirio “muestra rasgos totalitarios” para evitar llamar dictadura a la dictadura. Quienes mientras un pueblo se desangra por pedir libertad se preocupan de que las gotas de sangre puedan salpicar a Europa.

Si la sangre salpica a Europa será porque esta lleva décadas apoyando dictaduras en los países árabes y haciendo oídos sordos a las reclamaciones de libertad y derechos de sus ciudadanos. No porque finalmente reclame fuera de sus fronteras lo mismo que defiende dentro de ellas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Brava!
@placebodelbo

Anónimo dijo...

Te invito a participar Nuestro objetivo es incorporar al movimiento 15M las propuestas de intelectuales, académicos

http://t.co/qi9qd5q

El #nonos club que hemos creado consta de dos secciones. Una dedicada a propuestas para el movimiento 15M de intelectuales, artistas,... Y otra llamada Nonos Press en el que diariamente publicamos lo mejor leído en redes sociales. Un periódico resumen de lo que hablamos en las redes.

Nos gustaría contar activamente con tu participación a la par que poder publicar tu carta en nuestro foro. Gracias.

Anónimo dijo...

Me parece bien su artículo. Creo entender que propone una intervención armada (como se dice ahora, antes se decía guerra). Puede estar justificada y ser justificable, pero está dispuesta a ir usted? A matar o a que la maten? O está pidiendo a otras personas que vayan ellos a eso mientras usted se queda blogueando?

ATELIER DE BELLEZA dijo...

Muy bien dicho, Leila!!! Un saludo desde Valencia y ojalá el pueblo Sirio consiga muy pronto lo que por derecho merece.

Alejandra dijo...

Muy bien dicho, en efecto. Y lo digo con la emoción que me provoca cada palabra que leo sobre Siria.

Anónimo dijo...

رسالة مؤثرة . هل تودين ترجمتها إلى العربية و نشرها ؟ أو تسمحين لغيرك بترجمتها إلى العربية و نشرها ؟ شكرا لك

Anna dijo...

Hola Leila,

hoy he escuchado la entrevista en CAT.ràdio i ha sido colpidor, tanta sangre derramada y tantos que estais detrás luchando para una democracia real a través de la divulgación de lo que no aparece en los medios de comunicación centralizados. Me gustaria poder volver a escuchar el poema último recitado a favor de las mujeres, cuyo autor no acabo de encontrar.

Muchas gracias por tu labor, ánimo!