sábado, 17 de enero de 2009

Manifestaciones en Madrid a favor y en contra de los ataques de Israel

Este fin de semana Madrid ha sido escenario de dos manifestaciones en torno al mismo asunto: la masacre que desde el 27 de diciembre se ha cebado con el 1.500.000 habitantes de la Franja de Gaza.

El sábado por la tarde se celebró en la Puerta del Sol una concentración contra los ataques, convocada de nuevo por los principales grupos políticos (con excepción del PP), sindicatos y ONGs. Las diferencias respecto a la respuesta que merecen estos ataques, que algunos grupos califican de genocidio, contraviniendo la línea oficial del Gobierno, se hizo evidente hacia las 19.00, cuando gran parte de los manifestantes se dirigieron al Ministerio de Asuntos Exteriores para pedir el fin de las relaciones diplomáticas con Israel, algo que no estaba incluido en la convocatoria oficial. Al final de este artículo podéis ver una presentación con algunas fotos de la manifestación.

Al día siguiente, el domingo a las 12.00, unos 500 manifestantes se concentraron frente a la Embajada de Israel, convocados por la Asociación de Solidaridad España-Israel, "para pedir paz para Oriente Medio y que se libre a israelíes y palestinos del terror de Hamás". Entre los lemas, "Palestinos sí, terroristas no", "Solidaridad con Israel", "Israel tiene derecho a defenderse" y "Artistas pro-terroristas", en referencia al apoyo popular que desde el mundo artístico español ha recabado la condena a los ataques israelíes. Podeís ver el vídeo de la manifestación aquí. Como acompañamiento a la concentración, se oyó la popular canción Shalom Salam Aleikum, una composición que expresa el deseo de muchas personas de ambos lados de la frontera de encontrar puntos en común para una paz duradera.

Tanto los lemas como la melodía que los acompañaba resultan bastante lógicos en una primera impresión. Al parecer los asistentes no rechazan a los palestinos y quieren la paz con ellos, pero condenan el terrorismo y reinvidican el derecho de Israel a defenderse de quienes amenazan sus fronteras. Sin embargo, estos mensajes revelan una vez más la incoherencia entre el mensaje oficial que Israel repite como un mantra y sus actuaciones, que van en una dirección completamente opuesta.

Respecto al derecho de Israel a defenderse, reivindicarlo implica que este estado tiene unas fronteras legítimas bien definidas que trata de defender. Pero esto no es cierto, ya que Israel incumple desde hace más de 40 años las resoluciones de la ONU y las reglas del derecho internacional, (aquí podéis encontrar un resumen de las relativas a los casos de ocupación), que instan a este estado a retirarse de los territorios que ocupa ilegalmente: Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. Mientras continúe la ocupación, Israel no tiene derecho a reinvindicar su autodefensa, ya que esta ocupación ilegal es el origen y la causa de cualquier reacción palestina.

Esta idea, la de que no puede haber paz sin justicia para ambas partes, sin que los palestinos tengan el mismo derecho que los israelíes a reclamar lo que según las leyes internacionales les corresponde, es la base a la que hay que regresar para cualquier búsqueda real de la paz. Hablar entonces de una paz ideal y abstracta, sin que esta se traduzca en el respeto a las leyes internacionales, sin que cesen las anexiones de tierras palestinas por parte de Israel, sin que se detenga la destrucción de casas, la construcción del muro que los aisla, sin el derecho de los palestinos a liberarse de la ocupación que los estrangula desde hace décadas, es pura retórica y no plantea una solución justa para todos.


View SlideShare presentation or Upload your own.