domingo, 31 de enero de 2010

Omar Jayyam y la promo de Lost

Acabo de terminar de leer Samarcanda, de Amin Maalouf, una novela centrada en la figura del sabio persa Omar Jayyam (también puede encontrarse como Omar Khayyam) El libro recrea el contexto histórico de Persia durante el siglo XI y el XIX y acerca a la figura de este poeta que ha dejado avances imprescindibles en la ciencia, la astronomía y las matemáticas.

Inmersa todavía en la atmósfera de esta novela, me ha fascinado descubrir las alusiones a Omar Jayyam en la promoción de la última temporada de Lost. No me canso de ver el fantástico trailer que Cuatro ha preparado y que ha recibido excelentes críticas en medios de comunicación estadounidenses como Los Angeles Times, el New York Post, o la revista Entertainment Weekly, Según los creadores de la serie, es "el mejor trailer de Lost que se ha hecho jamás", y el propio Carlton Cuse, guionista y productor de Lost la redifundió en Twitter.

¿Cuál es el secreto de esta promoción? La combinación de imágenes de momentos impactantes de la isla con unos versos de Omar Jayyam que encajan a la perfección con la trama.
Dijo el sabio:
La vida es un tablero de ajedrez
de noches y días
donde Dios con hombres como piezas juega.
Mueve aquí y allí
da jaque mate y mata
y pieza por pieza vuelve a ponerlos en la caja.
Pues hay un destino para la pieza, para el jugador y para Dios.
Los versos pertenecen a la colección Rubaiyyat, a la que Jayyam dedicó gran parte de su vida. En su poesía fue una constante el cuestionamiento del sentido de la vida, sometida a fuerzas superiores a su vez sometidas a otras fuerzas superiores. Muchos describen a Jayyam como hedonista, ya que no dejaba de alabar los placeres de los sentidos y dedicó muchos versos al vino. Tampoco dejó de cuestionar nunca las ideas preconcebidas que lo rodeaban y de explorar el mundo desde distintos ángulos: la filosofía, las matemáticas, las leyes, la historia, la astronomía, la física... A él debemos la corrección del antiguo calendario zaratustrano o que conozcamos la incógnita de las ecuaciones como una x.

Su obra Rubaiyyat fue traducida al español por Jorge Guillermo Borges, un maestro argentino fascinado por la literatura oriental. Su influencia en su hijo, el escritor argentino Jorge Luis Borges, incluye la admiración por Jayyam, muy presente en su obra. Borges llega a citar textualmente versos del mismo poema que tomaron los creadores de la promoción española de Lost en su poema "Ajedrez":
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?


2 comentarios:

Lilith dijo...

Se lo han currado los de cuatro, ya te digo! En cuanto termine Orientalismo de Edward Said, me pongo con Samarcanda!
Un beso Leila!

Leila Nachawati Rego dijo...

Ya me contarás tus impresiones sobre Samarcanda. A mí me ha parecido muy emocionante y lleno de curiosos detalles históricos que no conocía.